Desarrollo de Megalopyge urens

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

Entomologia

Entomologia forense

CV

Clasificacion zoologica

Fauna cadaverica en Argentina- nueva

El caso del conscripto Carrasco

Sucesion cadaverica

Miasis

=> Ataques de abejas y avispas

=> Orugas urticantes

=> Desarrollo de Megalopyge urens

Morfologia

Delta: que significa

Keith Simpson y sus memorias

La hormiga argentina

Preguntas frecuentes

Mis ideas saturninas

vision del mundo

Protección de datos

 


     
 

Ciclo de Megalopyge urens

 

Estas fotografías han sido tomadas por una aficionada uruguaya, María Luisa Rodríguez Rivero.

Las orugas se desarrollaron sobre “limonero” (Citrus limon) y sobre  “falso guayabo” o “guayabo del país” (Acca sellowiana).

Obsérvense los pelos negros característicos de esta especie, y tan diferentes de los de M. uruguayensis.

Me escribe la señora María Luisa:

A mediados de febrero de este año (2014), noté un día hasta 8 orugas, exuberantemente peludas, bellísimas, en el limonero. (…) Luego de que los benteveos dieran cuenta de 6 de ellas, decidí "guardar" el par restante y para eso acondicioné una cajita con ventilación.


Durante algunos días las alimenté hasta que formaron capullo en un rincón de la caja, donde aún hasta hoy y desde más o menos la misma fecha sigue en crisálida una Heraclides astyalus.

Y cuando ya pensaba que se habrían muerto en sus capullos, en la mañana del pasado miércoles 29 (de octubre de 2014), luego de 8 meses ¡nacieron!”


Con respecto a los violentos síntomas que causa esta especie, agrego esta información proporcionada de primera mano por la señora María Luisa:

“De paso, le cuento que el día 3 de este mes (febrero de 2015) mi ex esposo -quien comparte el techo conmigo-, cortando el pasto en el terreno, olvidó que el guayabo está infestado de orugas, se acercó al punto de quebrar unas ramitas, y resultó "quemado" por una de ellas, en el vientre y en el brazo. En el vientre, cubierto por la ropa, sólo experimentó una rojez y picazón y dolor moderados, pero en el codo, donde la piel estaba al descubierto, de inmediato enrojeció, se hinchó y endureció, y el dolor fue intenso, insoportable según dijo él, un dolor que "corrió por el brazo hasta el hombro". Llevado a la policlínica más cercana (portando una oruga dentro de un tarrito), allí le recetaron una pomada y comprimidos Kalitron. Los siguientes tres días fueron para él "un infierno" pese a los calmantes, luego de a poco el dolor fue disminuyendo y el episodio fue casi olvidado.”

Nótese: “portando una oruga dentro de un tarro”. Es muy importante, cuando se produce un accidente por venenos animales (picadura, pelos urticantes o lo que sea) identificar el agente.

No haga como esa familia que consultó a mi sufrida colega especialista en arañas, trayendo una araña que habían cazado en el jardín dos días después, porque la araña que había picado la habían molido a zapatillazos.

-------------------------------------
Adriana Oliva – Doctora en Ciencias Biológicas

Jefa del Laboratorio de Entomología forense

Museo argentino de Ciencias naturales

 

 

 
 

Hoy habia 23 visitantes (32 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!