Entomologia forense

   
 


 

 

Home

Contacto

Libro de visitantes

Entomologia

Entomologia forense

=> Como colectar muestras

=> Intervalo Post Mortem ¿Qué es?

CV

Clasificacion zoologica

Fauna cadaverica en Argentina- nueva

El caso del conscripto Carrasco

Sucesion cadaverica

Miasis

Morfologia

Keith Simpson y sus memorias

Preguntas frecuentes

Mis ideas saturninas

vision del mundo

La hormiga argentina

Delta: que significa

 


     
 


  ENTOMOLOGÍA FORENSE


La entomología forense es el estudio de los insectos que se encuentran sobre los cadáveres a fin de fechar el deceso, y, cuando es posible, deducir circunstancias que lo rodearon o que lo siguieron.

El tiempo transcurrido entre la muerte y el hallazgo del cadáver se llama intervalo post mortem.

Se suele representar con el acrónimo PMI, de las palabras Post Mortem Interval. Hay diferentes opiniones sobre este tema, pero para mí no es práctico usar IPM, porque se usa con otros significados, etre ellos Integrated Pest Management (control integrado de plagas).


De los insectos hallados sobre un cadáver, tienen más importancia los que se desarrollan sobre dicho cadáver.
La entomología forense emplea dos herramientas estrechamente relacionadas: la sucesión de fauna cadavérica y los tiempos de desarrollo.

Los insectos cadavéricos son casi siempre buenos indicadores del tiempo transcurrido desde el deceso: el intervalo post-mortem. Los insectos a veces brindan otros datos sobre el deceso o los días subsiguientes, pero no se puede contar con ello.

La sucesión es la secuencia de organismos (no todos son insectos, aunque éstos forman la mayor parte de la fauna cadavérica). La aplicación práctica se basa en que diferentes insectos prefieren diferentes etapas de la descomposición.

El tiempo de desarrollo varía para cada especie y es afectado por la temperatura ambiente. Hay que tener en cuenta que las especies más importantes en la Entomología forense tienen metamorfosis completa, de manera que la morfología de un individuo va cambiando en lapsos bastante cortos (días, a veces horas).

La Clase de los Insectos es la más numerosa del Reino Animal (más de novecientas mil especies descriptas hasta la fecha). No es extraño que formen la parte más importante de la fauna cadavérica.

Los animales Vertebrados que pueden alimentarse de cadáveres (perros, zorros, peludos, ratas, aves de rapiña) son lo que en Ecología se llama "macrofauna". Groseramente: animales lo bastante grandes para ser reconocidos a simple vista. Los insectos forman parte de lo que los ecólogos llaman "mesofauna": el animal se ve a simple vista, los detalles requieren lente de aumento.)

Muestras de fauna cadavérica :
 
Es importante guardar por separado las muestras de diferentes partes del cuerpo, o de otros lugares en donde pueda haber insectos, como la tierra bajo el cadáver. No mezclar.

 Muy importante para obtener información es la buena conservación de las muestras. Si no hay un especialista en el lugar, lo más seguro es guardar a los insectos ya muertos.

El conservante ideal es alcohol. El formol vuelve quebradizos a los insectos; el agua no es conservante, los insectos en agua se pudren. Se puede usar alcohol medicinal, rebajado a 75-80% con agua (blanda).

Los insectos de tegumentos duros (hormigas, avispas, escarabajos) se echan directamente al alcohol, con lo que mueren rapidamente. También se pueden poner en alcohol los insectos que se encuentren muertos y pegoteados.
 
Las formas juveniles blandas, las larvas ("gusanos") requieren tratamiento especial. Aunque su cutícula [ver: Entomología] es blanda y fina, es impermeable, y no deja pasar el alcohol hasta que ya se han comenzado a macerar los tejidos. Para evitar esto es necesario fijar antes de conservar.

Larva de  mosca gris, Sarcophaga sp. en vista dorsal-posterior.

Hay varias técnicas, pero la más sencilla es echar sobre las larvas un gran golpe de agua muy caliente (la del mate sirve), lo que causa la muerte en forma instantánea y fija las larvas en extensión. El calor coagula las proteínas; detiene la autólisis al desactivar las enzimas, y además los tejidos quedan mejor preparados para conservarse.

Luego de unos cinco minutos, se pasan las larvas al alcohol. Es importante recordar ese paso. El calor fija; el alcohol conserva; el agua no conserva.

Diversidad: Los insectos que aparecen sobre un cadáver pueden estar allí porque se alimentan de carne muerta (necrófagos), o porque cazan a los necrófagos (necrófilos), o porque pueden usar la carne, o los insectos necrófagos, o ambos, como fuente de alimento (omnívoros), o porque usan el cadáver como refugio (oportunistas). En una habitación pueden recogerse además insectos accidentales; por ejemplo, los que se van acumulando bajo una ventana, porque tratan en vano de salir por el vidrio, y mueren.

Necrófagos: Dípteros (moscas) de las familias Califóridas, Sarcofágidas, Múscidas, Piofílidas, Fóridas y otras menos frecuentes.

Larvas (gusanos) sin patas, sin cabeza visible.

Quizás usted vea que los gusanos sacan un extremo y parecen abrir como una boca. En realidad eso es el extremo posterior. En él están los orificios respiratorios. Las larvas de mosca gris tienen esos orificios hundidos en una cavidad en forma de embudo. Las larvas de mosca verde, mosca azul y otras moscas metalizadas tienen el extremo posterior simplemente cóncavo.


Para metamorfosearse, la larva deja el cadáver y se entierra. Se transforma en pupa dentro de la cutícula de la larva: el pupario. La pupa se transforma en mosca adulta, la cual emerge rompiendo el pupario. Éste queda en la tierra: es un cuerpo en forma de barril, de 5-10 mm, castaño o negruzco. Si no se rompe por acción mecánica, queda por años y aun siglos. Los puparios vacíos pueden analizarse para detectar tóxicos. (En habitación, buscar puparios detrás de zócalos, en pliegues de mantas o ropa, pilas de diarios, etc.)



¡SIEMPRE TAMICE LA TIERRA BAJO RESTOS ESQUELETIZADOS!

Mosca verde (Lucilia sericata) con su pupario vacío

 Obsérvese el brillo verde en tórax y en abdomen.

En la base del ala, por detrás, hay dos membranas redondeadas más opacas que la membrana alar.

Se llaman caliptras, escamas o escuámulas.

En la mosca verde común son de un blanco lechoso.

Mosca azul, Calliphora vicina. Adulto

Obsérvese el brillo azul sólo en el abdomen.

Las caliptras son de color café, sólo con un ribete blanco.

 
 Extremo posterior de una larva bajo el microscopio


Puparios y adultos muertos de mosca gris, Sarcophaga sp.

La presencia de cada especie depende también de la estación del año, sobre todo en le caso de la mosca verde y la azul.

[Frecuencia y distribución temporal de moscas cadavéricas (Diptera) en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Revta. Mus. arg. Cs nat. (nueva serie) 9(1): 5-14.]

 Se puede descargar el PDF de aquí:
http://www.librospdf.net/entomologia-forense/3/

Coleópteros (cascarudos): familia Derméstidos. Dermestes maculatus, D. peruvianus.

Adultos y larvas se alimentan de carne seca, más raramente de grasa. Larvas con cabeza y patas, con largos pelos. Se transforman en pupas dentro de celdas pupales excavadas en tierra, madera blanda o a veces en hueso.

Dermestes peruvianus adulto (patas rotas !)
Larva de Dermestes.

Familia Sílfidos: rurales o semirrurales. Oxyelytron erythrurum: grande, negro, pronoto anaranjado. Larvas achatadas, con cierta apariencia de trilobites por los ángulos salientes de las placas dorsales.

Oxelytrum erythrurum. Adulto.

Larva.


Lepidópteros : larvas con cabeza, patas y "patas falsas" carnosas. Familia Tineidas polillas) se protegen con tubos o estuches formados de seda mezclada con bocados de alimento; se transforman en pupas dentro de ellos.
       
Necrófilos: Coleópteros de la familia Cléridos. Necrobia ruficollis, N. rufipes. Dorso negro con brillo metálico; la primera especie con partes rojizas. Larvas ágiles, sin pelos visibles a simple vista.

Necrobia ruficollis

Necrobia rufipes

Omnívoros: cucarachas comunes, Periplaneta americana y otras especies [Blattodea].




Hormigas coloradas, Solenopsis saevissima y otras especies. Hormiga argentina, Linepithema humile.

Avispas "chaqueta amarilla", al sur del río Colorado.

 

Califóridas: moscas adultas con brillo metálico en el abdomen, en muchos casos también en el tórax. Ponen huevos (de 1-1,5 mm, en forma de banana) en paquetes cementados.

Larvas con extremo posterior cóncavo, rodeado de papilas cónicas, pero no hundido en forma de embudo como en las larvas de mosca gris.

Izquierda: sarcofágida = mosca gris
Derecha: califórida = mosca metalizada

Hay especies autóctonas y otras introducidas por el hombre. De las autóctonas, la única que aparece con frecuencia en autopsias de ciudad es la mosca carnicera Cochliomyia macellaria (abajo).

 

Las larvas tienen bandas de espinas muy oscuras, que rodean enteramente los segmentos anteriores y medios, pero que en los dos posteriores dejan el dorso blanco.

La mosca carnicera aparece cuando las moscas verde y azul (introducidas) no han podido llegar dentro de las primeras 24 h (verano) o 48-72 h.

La razón suele ser el encierro en un lugar hermético o poco iluminado (si hay luz en donde está el cuerpo, la mosca verde o la azul pueden encontrar un camino indirecto).

Otros factores pueden ser envoltorios o, al aire libre, lluvia durante las horas de luz. El simple tiempo nublado no detiene a la mosca azul.

Larva de mosca verde (izquierda) y de mosca carnicera (derecha). Los puntos oscuros son los espiráculos posteriores

 La mosca verde de cabeza blanca, Chysomya albiceps, se ha metido en territorio argentino en las últimas décadas. Sus larvas, provistas de papilas dorsales en forma de cono, predan sobre larvas de otras especies, pero también pueden alimentarse de tejidos cadavéricos.

En Buenos Aires, la mosca de cabeza blanca suele aparecer en casos de encierro, como secundaria (= segunda cuadrilla) atraída por las larvas de otras especies.

Un caso especial son los cadáveres de aire libre con abundante sangrado. En estos casos, la mosca de cabeza blanca llega muy rápido y en números, y funciona como primaria. Puede llegar a reducir el cadáver, dejando muy poco para los Dermestes que van a roer los huesos.

Sarcofágidas: moscones grises; tórax con rayas negras, abdomen con un patrón tornasolado, casi cuadriculado. "Ponen" larvas vivas. Larvas con el extremo posterior en forma de embudo, dentro del cual se abren los espiráculos. Secundarias; primarias por encierro o por lluvias persistentes.

Múscidas: Huevos dispersos. Larvas con extremo posterior truncado, liso. Al contrario de lo que se suele creer, la mosca común Musca domestica es rara en casos forenses; pero hay especies que a simple vista se confunden fácilmente. 

Esta es Musca domestica. La celda discal termina en punta cerca del borde del ala, como en Calliphoridae y Sarcophagidae.


Y esta es Muscina stabulans, elemento de la fauna cadavérica, aunque elemento secundario.

La celda discal termina en una truncadura ancha.


Las moscas del género Synthesiomyia son muy semejantes a la mosca doméstica. La especie común es S. nudiseta. La foto de abajo se tomó en Maracaibo, Venezuela, de modo que la especie  es dudosa, pero el aspecto es parecido en todas. No se han encontrado sobre cadáveres, y rara vez criaándose sobre cebos de carne.
  

Gusano de la tumba: Ophyra aenescens. Adulta: cuerpo con reflejos azul verdoso, ojos de color rojo muy brillante en el insecto vivo. En Buenos Aires sólo aparecen en abundancia en exhumaciones o casos de encierro, pero al norte del paralelo 32S crían sobre cuerpos al aire libre en verano.


Larva de Ophyra aenescens. Espero tener foto en el futuro.

 

Fóridas: pequeñas moscas que corretean. En las grandes ciudades la especie cosmopolita Megaselia scalaris, mosquita amarilla.

 

Adultas

 

Pupario


-----------------------------------------------------------------

 
 

Hoy habia 19 visitantes (45 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!